Sed

    En el desierto de mis horas

    llegas tú.

    Quizás de aire

    pero de carne.

    Repaso tus lirios

    y tiemblas entre mi mano galopante.

    Duermes hoy

    y el ritmo de tu sangre

    entierra mis seres de hielo.

    Respiro tu espacio

    en el eco de recorrerte.

    Las sirenas guardan

    silencio hoy

    el desierto es aliento

    y vida

      y agua…
    miles de gotas de agua

    se acumulan en el ansia

      de ti,
    de beberte…
        de ser mar…
            en ti.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s