Ausente

Con la mirada cerrada
y entregada al beso
esquivo tus mentiras.

Acaso la ventana
es testigo mudo
de tu graciosa huida.

Te mudaste hace tiempo
y yo fija en la idea
que esta mano es tuya.

Me derramo en caricias
y embriagas mi mente
aunque tú no me incluyas.

Ignoro cómo has conseguido
aislar tus labios del veneno.

Me debería matar
tu indiferencia
y para ti es un juego.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s